CPIC

EnglishPortugu锚sEspa帽ol

DE INTER脡S | 50 aniversario de CAVERA

En febrero de 1973, un grupo de empresarios y profesionales vinculados a la construcci贸n, se reun铆a en Buenos Aires para concretar la creaci贸n de una instituci贸n a la que entonces designaron con el nombre de C谩mara de la Vivienda Econ贸mica de la Rep煤blica Argentina (CAVERA). Eran hombres que presid铆an empresas constructoras o f谩bricas de materiales e insumos, arquitectos e ingenieros independientes, todos vinculados de una u otra manera, a la construcci贸n de viviendas de inter茅s social. Varias razones y prop贸sitos los impulsaron. Eran 茅pocas convulsionadas en el quehacer pol铆tico de nuestro pa铆s. La pen煤ltima dictadura militar, instalada en el poder desde el a帽o 1966, estaba llegando a su fin; el inminente retorno a la democracia auguraba tiempos favorables para la actividad empresarial y profesional, en particular, en el campo de la vivienda, y en especial, la de inter茅s social. El electo (lo fue en marzo de 1973) presidente C谩mpora promet铆a la construcci贸n de 500.000 viviendas en los pr贸ximos dos a帽os. El panorama se percib铆a auspicioso. Los programas anunciados promet铆an enfrentar un flagelo que desde hac铆a d茅cadas erosionaba el bienestar social en la Argentina: el d茅ficit habitacional y el crecimiento de las villas de emergencia y asentamientos, que en el 谩rea metropolitana de Buenos Aires, eran habitadas por m谩s de 500.000 seres humanos. Pero el Presidente C谩mpora, que hab铆a asumido el 25 de mayo de 1973, renunci贸 el 13 de julio de ese mismo a帽o, 49 d铆as despu茅s de haber aceptado el cargo, y 15 d铆as despu茅s del regreso del General Per贸n al pa铆s.

No obstante ese brumoso retorno a la democracia, a poco de asumir Juan D. Per贸n su tercera presidencia, se aprob贸 un Plan Trienal que promet铆a la construcci贸n de 815.000 viviendas. Fue entonces que CAVERA comenz贸 a recibir una importante cantidad de destacadas empresas constructoras, fabricantes y distribuidores de materiales para la construcci贸n, cooperativas de vivienda y profesionales, atra铆dos y motivados por los buenos pron贸sticos. Pero lamentablemente el presidente, ya enfermo, fallec铆a el 1掳 de julio de 1974, quedando a cargo de la presidencia de la Naci贸n su esposa, Mar铆a Estela Mart铆nez hasta que dos a帽os despu茅s, sumida la Naci贸n en una crisis econ贸mica y pol铆tica sin precedentes, fue destituida mediante un golpe militar.

Es as铆 como CAVERA, desde su inicio, ha transitado por todas las vicisitudes que ha atravesado nuestro pa铆s, vio nacer, crecer y languidecer la Ley FONAVI, sobrevivi贸 a la hiperinflaci贸n y el desagio del gobierno del presidente Alfons铆n; propici贸 varias Resoluciones Reglamentarias del FONAVI tendientes a facilitar la incorporaci贸n del sector privado en la cofinanciaci贸n y administraci贸n de las obras de viviendas; particip贸 de la actividad creciente del Banco Hipotecario Nacional, y breg贸 con 茅xito por la aplicaci贸n de una f贸rmula polin贸mica equitativa para las partes; colabor贸 en la gestaci贸n y aprobaci贸n parlamentaria de la ley 24.441 denominada del Financiamiento de la Vivienda y la Construcci贸n, m谩s conocida como la Ley del Fideicomiso; particip贸 activamente durante el 煤ltimo per铆odo del BHN p煤blico en el notable incremento de los cr茅ditos hipotecarios y en la originaci贸n y titulizaci贸n de hipotecas; objet贸 y critic贸 la privatizaci贸n del Banco y contempl贸 la vertiginosa ca铆da de los cr茅ditos; sufri贸 el corralito y el corral贸n, junto con la desmesurada crisis del 2001; recibi贸 consternada la declaraci贸n del default de la deuda externa, proclamada por un presidente provisional; experiment贸 la paralizaci贸n de las obras como consecuencia de la emergencia econ贸mica y la devaluaci贸n; la inequitativa aplicaci贸n del decreto 1295/2002; adhiri贸 a los Programas de Reactivaci贸n del gobierno del presidente Duhalde, recibi贸 con entusiasmo los anuncios del Programa Federal de Construcci贸n de 120.000 viviendas formulado por el Presidente Kirchner el 21 de julio de 2004, para ser construidas en 12 meses, y su ampliaci贸n, el Programa Plurianual de Construcci贸n de 300.000 viviendas presentado un a帽o despu茅s, el 11 de agosto de 2005, viviendas que, a pesar de las promesas y anuncios, en una importante cantidad no hab铆an sido terminadas 10 a帽os despu茅s; apoy贸 un nuevo paradigma de transparencia y estabilidad planteado por el Presidente Macri, el relanzamiento de los planes PROCREAR y el restablecimiento del cr茅dito hipotecario, para ver como 茅ste nuevamente desaparec铆a ante una inflaci贸n cuya derrota fue anunciada con apresurado optimismo. Lamentablemente, CAVERA debi贸 presenciar como numerosas de aquellas empresas y entidades que participaron en su progreso y engrandecimiento, dedicadas a la vivienda de inter茅s social en la Argentina, se vieron obligadas a la convocatoria o a la liquidaci贸n, y en el mejor de los casos, a cambiar de rubro o especialidad.

Durante ese extenso -y a veces aciago- per铆odo, CAVERA apoy贸 a sus empresas y profesionales asociados, acompa帽谩ndolos en sus fundados reclamos y peticiones ante las autoridades de todas las maneras posibles, mediante presentaciones escritas o en las audiencias solicitadas y concedidas, convocando a reuniones, conferencias o jornadas a fin de analizar las distintas gestiones y propuestas a realizar, promoviendo la mejora en la calidad, tanto del dise帽o como de la construcci贸n; estudiando el uso de nuevas tecnolog铆as que permitieran reducir costos y tiempos de producci贸n; organizando Cursos y Charlas T茅cnicas para la ampliaci贸n y actualizaci贸n de los conocimientos t茅cnicos y publicando art铆culos y libros propendiendo al perfeccionamiento profesional y a la aplicaci贸n de nuevos sistemas t茅cnicos, e inclusive, financieros, que ayudaran a atenuar el d茅ficit habitacional. En muchas ocasiones, sus propuestas e inquietudes fueron receptadas y paliados varios de los problemas denunciados, dependiendo, en gran medida, de la idoneidad, predisposici贸n y apego al di谩logo que mostraban, a lo largo del tiempo y de los gobiernos, los funcionarios del sector. Pero mientras transcurr铆a la historia, los interlocutores se suced铆an y los planes variaban, el d茅ficit de viviendas no disminu铆a y quienes pretend铆an acceder a ellas, por una u otra raz贸n, lejos estaban de lograrlo. Porque el d茅ficit habitacional nunca fue desterrado y la vivienda sigue fuera del alcance de un gran n煤mero de familias. Por eso, quienes bregaron siempre por solucionar tal estado de cosas, aun lo siguen haciendo.

CAVERA, hoy C脕MARA DE LA VIVIENDA Y EQUIPAMIENTO URBANO DE LA REP脷BLICA ARGENTINA, contin煤a al frente de tan claros y elevados prop贸sitos, pues, en definitiva, 茅stos son los objetivos que expresamente se enuncian en su estatuto, que mantiene hoy su plena vigencia.